Archive for febrero, 2008

La Amapola tenía razón

 Al fin podré verte llegar y encontrarnos justo en el mar…..

Anuncios

Comments (1)

La verdadera historia de San Valentín (2da parte)

Específicamente un 13 de febrero Jamoneta tropieza con un señor, tenía cara de delincuente si, pero era un señor. El hombre aprovecha y le pregunta: ¿Dóde puedo encontrar a Baldemiro? me llamo Valentín, vengo a desafiarlo en el dominó, pues él no es mejor que yo. Jamoneta después de un largo suspiro y dejar mareado a Valentín con la “historia de amor” entre ella y Balde, le indica.

Así pues Valentín encuentra a Baldemiro , lo desafía y acuerdan  verse esa misma noche en el Colmado Heme Aquí. Horas después y con un público considerable Baldemiro seguro de sí mismo, privando en frentocito, de dice a Valentín:

-Hagamos esto más interesante y apostemos.

-¿Cómo qué ?-pregunta sorprendido Valentín.

-Lo que usted diga-Exclama Balde-pues es usted el que vino a desafiarme.

-Está bien, si yo gano mañana a primera hora vamos al juzgado y se casa con Jamoneta, ahora bien si usted gana puede ponerse deacuerdo con su gente y hago lo que digan!

Dicho esto Baldemiro explotó en carcajadas y Jamoneta entre el público presente exclamaba: Valentín! Valentín! echándole porras al visitante. Como Baldemiro nunca había perdido y se creía el matatán del dominó, aceptó la apuesta.

Y esa noche en el  barrio cuyo nombre no recuerdo, en 10 manos, Valentín le ganó a Baldemiro. El pobre Baldemiro se desmayó y Jamoneta también, ambos por razones diferentes.

Es así como justo al día siguiente el 14 de febrero Jamoneta y Baldemiro se casan, fue el aontecimiento más grande e inolvidable gracias al vestido de la novia, que era de un rojo que cegaba a los espectadores de tan sorpresiva boda. Valentín fue el padrino, todo el mundo se encontraba feliz, por fin se librarían de Jamoneta. El único que estuvo llorando era Baldemiro, quien lo arregló todo para irse a vivir al campo con su mujer, pues la verguenza no lo dejaba seguir viviendo en el barrio.

Por todo esto, el 14 de febrero  para los moradores del barrio fue el día del amor, y  proclamaron que a partir de los años siguientes sería una festividad establecida y se llamaría el día de San Valentín, porque lograr que Jamoneta dejara la soltería y que alguien le ganara a Balde en el dominó: era un verdadero Milagro!!

Fin.

Comments (2)

La verdadera historia de San Valentín

 En un barrio de Santo Domingo, cuyo nombre no logro recordar, vivía una señora gordita y coquetona conocida como Jamoneta, no  es que ese sea su verdadero nombre, la llamaban así porque a su edad era la única mujer soltera del sector. Jamoneta a pesar de su “condición”era alegre, bebedora, fiestera y siempre aprovechaba cada oportunidad para pavonearse a cuanto hombre pasara por su lado a ver cual de ellos sucumbía a sus particulares encantos. sin embargo en el corazón de Jamoneta existía solamente una persona: Baldemiro.

Baldemiro era el hombre más productivo del barrio. Poseía su propio negocio: El Colmado Heme aquí, establecimiento que era el más grande, donde se bebía la mejor cerveza y el mejor romo, se bailaba la mejor bachata y se comía el mejor chicharrón. La fama del negocio cada día crecía entre los demás barrios, debido a que nadie le ganaba a Baldemiro en el dominó.

Baldemiro era conciente de los sentimientos que el despertaba en el corazón de Jamoneta, mujer que lo irritaba, ya que su despierta y extravagante personalidad no era lo que el buscaba. Cada vez que ella se presentaba en su colmado, se escondía y empujaba a su ayudante para que la atendiera.

-Ay Balde, porque me haces esto!!!!!!-exclamaba cada día Jamoneta.

Pero una noche todo cambió………

continuará 

Comments (1)

Amor a la alemana

corazon.jpg

La Muchachona

Recapitulando, dos semanas después:

Taxista: Oh amiga, como le vá?

Hope: oh amigo, bien.

Taxista:Le tengo que contar, me conseguí una muchachona!

Hope: (preparada para otra historia?) Amigo pero usted no juega! que bien!

Taxista: Sí, é que cuando llegan la oportunidade hay que aprovecharla . Por cierto amiga uté trabaja en la embajada alemana? la embajada é el edificio entero?

Hope: No, la embajada está en el piso 17

Taxista: Fíjese la muchachona é alemana, y según me han dicho para irme a vivir a Alemania tengo que aprender ese idioma por medio de la embaja durante un año.

Hope: ajá (interesada) y como se conocieron?

Taxista: Es que mi hermana vive allá y me tá haciendo esa getione. La novia mia me va a traer un libro pá el asunto del idioma y no vamo a casar cuando ella venga.

Hope: ahh ya veo ella no está aquí, y si su hermana vive allá es decir que fue por internet que se la presentó verdad?

Taxista: Noup!

Hope: Por teléfono?

Taxista: Noup!

Hope: Fotos?

Taxista:  Noup!

Hope: shock! no se han visto?

Taxista: No, pero nos vamos a ver, ella viene y nos vamos a casar, ya le dije que mi hermana tá haciendo esa getione!

Hope: Qué generosa su hermana. Suerte,  investigue bien en la embajada eh!

Taxista: (Con una sonrisa que no se la despinta nadie!) Gracia, gracia!

Comments (6)

No lo sé

los-suenos.jpg 

 Todavía no sé exactamente cuando empezó, si es que ha empezado.

No sé lo que verdaderamente esperas ni lo que  te pueda dar.

Tampoco sé por qué ahora, cuando las puertas que me permitían soñar con algo imposible estuvieron cerradas.

Lo que sé es que increíblemente eres lo primero que llega a mi mente cuando despierto, y lo último antes de dormir. No estás dejando espacio para nada más.

Como arte de magia he olvidado todo, porque no sabía lo que se siente cuando alguien esta pendiente y trabaja cada día por llegar a mí.

Realmente eres tú? eso el tiempo lo dirá, mientras tanto por primera vez quiero vivir el presente,disfrutar de los sentimientos que surgen y no pensar en nada más.

No lo sé………pero pronto lo sabré.

Comments (4)

Imán de desahogos

Ya sea en la fila del Banco, en un carrito público, en la sala de espera de una consulta médica, en fin en cualquier circunstancia o lugar, la mayoría de las veces hay alguien que se acerca a mí, me saluda como si me conociera hace tiempo y procede a contarme sus problemas. Desde corazones despechados, quejas de enfermedades hasta asuntos económicos, se han depositado en mis oídos como si fuera la cura esperada que les proporcionará el alivio inmediato. No creo que tenga cara de sacerdote o de Walter Mercado ni mucho menos, pero puedo estar de mal humor o con la cara más aburrida del mundo e incluso sentarme en el rincón menos transitado y ni eso me salva de prestar debidamente atención a los desahogos, relatos, ocurrencias o comentario de alguna persona. Definitivamente a todos nos pasa, unos a más que a otros, hasta yo misma suelo desahogarme y como el que dá recibe no queda más remedio que portarme bien, lucir mi mejor sonrisa, parar el oído y sólo escuchar, pues realmente a corto plazo sí es un alivio y al final se siente bien el ayudar con atender a una persona…..

Historia del Taxi

(Un día, en una unidad de Taxi)

Hope: Buenas Tardes.

Taxista: Wenassss, ¿Dónde la llevo?

Hope:Puerto Rico esq. 15, Ozama.

Taxista: Ahh sí, en el edificio amarillo, verdá?

Hope: (oh ahora somos famoso) Sí. (me acomodo en el asiento y me quedo mirando detenidamente la ventanilla mientras el vehículo arranca, visitando la luna)

Taxista: Yo sabía! pué mucha vece creo que me ha tocado llevar a otra muchacha morenita.

Hope: ah que bien!

Taxista: ¿Por qué utede la mujere son así?

Hope: (ehhhhhh!!) Perdón? ¿Por qué dice eso?

Taxista: Yo no entiendo, por ejemplo uté trabaja, y me imagino que etúdia, yo no sé si uté se paga sus estudio o qué, lo que sí es que la mujere de ahora no valoran ná de esas cosa, uté me entiende…..mire, yo tenía una muchachona, me la llevé a lo 15 año, y aunque no juntamo jovencito, no quería que terminara su estudio, porque eso é importante y le daba el dinero para q no tuviera problema con eso. Todo marchaba bien, pero depué todo lo día me decía un cuento que iba para donde una amiga hacé tarea y mentiraaaaa!!!!!! la seguí un día y la encontré bebiendo cerveza en un colmadón!!!! ute me entiende lo que yo quiero decirr, utede no valoran, espero que no sea su caso…

Hope: (Sorprendida y riendome por dentro) no, no , no , no claro que no, no se preocupe…..

Taxista: Bueno, llegamo, y perdone, es que yo hablo mucho.

Hope: para nada (ufffff)

 Dos semanas después: Hoy, la misma unidad de taxi…

Taxista: oh amiga como le vá?

Hope: oh amigo, bien.

Taxista: Le tengo que contar, me conseguí una muchachona… 

Comments (7)